Blogia
Distinto

El vuelo de la serpiente

El vuelo de la serpiente

Aunque nació pegada al suelo, siempre añoró las nubes. Asomando su cabeza fuera del agujero que era su hogar, admiraba el vuelo de las aves. "Has nacido serpiente, tu sino es arrastrarte, enroscar, apretar y soltar", le decían sus mayores. Ella intentaba acostumbrarse a la idea, sin lograrlo.
Un día tuvo una revelación: no volaba porque no lo había intentado. A veces basta con creer en los milagros para presenciar su realización.
Le tomó días, quizás meses, quién sabe si años, llegar a la cúspide que había situado como el punto más alto de la ciudad. Arribó a la cima, envejecida, exhausta, mas convencida de la certeza de su vuelo. Apenas había que asomarse al cielo y desear con intensidad.
Se desprendió con elegancia, la brisa que acariciaba su piel, la ingravidez de su ondular, le demostraron que todo era posible.
Sólo el pavimento supo de su fracaso. Tal vez, aquella rueda implacable que pasó sobre sus restos, guarda también memoria del suceso, mas lo dudo, todos los días caen serpientes de los rascacielos.

Rojas Tamayo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

6 comentarios

Distinto -

La oportunidad casi siempre, por no decir siempre, la vemos, cuándo ya ha pasado por delante y se ha marchado, y esque cuesta salir y dar un primer paso.

Un saludo Margot

Margot -

Me quedo con esta frase: "no volaba porque no lo había intentado", cuantas veces nuestros miedos truncan toda posibilidad; de lo que pudo haber sido, y no fue... Y morimos un poco cada día, sin saber que hubiera sido de nosotr@s si lo hubiéramos intentado. Nunca sabremos si mereció la pena el vuelo de la serpiente pero, si que estamos a tiempo de saber que, hay cosas en esta vida que a pesar del riesgo merecen todo nuestro empeño.

Un saludo, Distinto.

Distinto -

En realidad lo que nos ayuda a vivir, y de eso se vive son los sueños, en una empresa, en una casa, la los grandes sueños son los cambian la historia de esa casa o de esa empresa, siempre que no nos perdamos en ellos, y nos vayamos más allá del limite.

Un saludo, y gracias por tú visita bohemia

Bohemia -

Todos los que tenemos los pies pegados al suelo añoramos a veces levantar el vuelo...
Saludos

Distinto -

La realidad domina y predomina, tal vez fuera esa la rueda implacable que pasó sobre sus restos. Lo suyo sería, primero soñarlo, y después llevarlo a la práctica ya, una vez despierto, pero despierto.........

Un saludo

Sakkarah -

Nuestra condición nos marca...Debemos soñar, pero sin sacar nuestros pies del tiesto.

Un beso, Distinto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres