Blogia

Distinto

El vuelo de la serpiente

El vuelo de la serpiente

Aunque nació pegada al suelo, siempre añoró las nubes. Asomando su cabeza fuera del agujero que era su hogar, admiraba el vuelo de las aves. "Has nacido serpiente, tu sino es arrastrarte, enroscar, apretar y soltar", le decían sus mayores. Ella intentaba acostumbrarse a la idea, sin lograrlo.
Un día tuvo una revelación: no volaba porque no lo había intentado. A veces basta con creer en los milagros para presenciar su realización.
Le tomó días, quizás meses, quién sabe si años, llegar a la cúspide que había situado como el punto más alto de la ciudad. Arribó a la cima, envejecida, exhausta, mas convencida de la certeza de su vuelo. Apenas había que asomarse al cielo y desear con intensidad.
Se desprendió con elegancia, la brisa que acariciaba su piel, la ingravidez de su ondular, le demostraron que todo era posible.
Sólo el pavimento supo de su fracaso. Tal vez, aquella rueda implacable que pasó sobre sus restos, guarda también memoria del suceso, mas lo dudo, todos los días caen serpientes de los rascacielos.

Rojas Tamayo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Fin de Ciclo

Fin de Ciclo

Hasta ahora el petróleo se paga en dólares, pero Iran y los países productores quieren empezar a cotizar en una bolsa de valores de mercado y energía basados en el Euro ya que este es mucho más rentable.

Hace años se acordó vender el petróleo en dólares y todos los países debían pagarlo en dólares, por dicho motivo había que comprar dólares a la fuerza y tenerlos en cartera, y a su vez el valor del dólar subía. A los americanos les costaba la gasolina más barata puesto que no tenían que hacer ningún tipo de intercambio, y por lo tanto no se dejaban ninguna perdida en el intercambio de moneda, y al subir el precio de su moneda comprar fuera les salía todo más barato.

Saddam de tonto no tenía un pelo, y vendía su petróleo en euros obteniendo así mayores ganancias, pues el euro se revalorizo un 17 por ciento con respecto a dólar, y desde entonces el dólar no ha dejado de caer con respecto al euro. Con esto los países petrolíferos ya no les interesa vender su petróleo en dólares porque están perdiendo dinero y quieren cambiarse al euro en sus negocios con el crudo.

Ahora Iran no sólo planea vender su petróleo en euros, si no crear un mercado de cambios de valores de energía entre los países de moneda europea.

Todo aquel que tiene dólares en su cartera los está pasando a euros calladamente sabiendo que la economía estado unidense no puede sostenerse por mucho tiempo más, e dólar no para de caer, y la economía de EE.UU depende de eso como el aire para respirar. Y si el petróleo se vendiera en euros se compraría Euros no dólares, con lo cual el Euro se dispararía al contrarío que el dólar. Las bases económicas no creo que puedan sostenerse por mucho tiempo, y creo que este es principalmente el motivo de las invasiones estadounidenses.

Amores de leyenda

Amores de leyenda

Patroclo, en este escrIto  es el gran amigo de Aquiles, desde la infancia. Se educan juntos y viven todas sus aventuras en común.  La amistad es un elemento  importante en este mito.


Para los antiguos griegos, la amistad entre hombres era una virtud, encarada como un verdadero ideal. Tal admiración por la amistad masculina es explicada por la posición social inferior de la mujer.  Durante todo el día, griegos y troyanos lucharon encarnizadamente por el cadáver de Patroclo.

Cuando Aquiles conoce la noticia, rompe en terribles sollozos, coge puñados de tierra y los arroja sobre su cabeza, se tiende en el suelo y se arranca los cabellos. Uno de sus hombres le sujeta las manos, temeroso de que se degüelle con la espada.  Su madre, la diosa Tetis, se le aparece y le consuela, pero Aquiles responde que ya no quiere vivir ni inquietarse por nada humano, mientras no rinda el alma Héctor, herido por su lanza, en venganza de Patroclo.

Por fin pudieron los griegos poner a Patroclo al abrigo de los dardos, acostándole en un lecho. Y dice Homero que sus compañeros lloraban a su alrededor en compañía de Aquiles, el de los pies ligeros, que derramaba lágrimas ardientes al mirar tendido en el féretro al mejor de sus amigos. Velaron a Patroclo toda la noche, y Aquiles, que presidía el duelo, pronunció estas palabras:

¡ Patroclo! Ya que yo he de bajar después que tú a la tumba, no quiero enterrarte sin haberte traído las armas y la cabeza de Héctor. Ante tu pira funeraria sacrificaré doce ilustres hijos de troyanos para vengar tu muerte. Hasta ese momento descansarás en mis naves. Así habló Aquiles, y ordenó a los suyos que pusiesen un gran trípode al fuego y calentasen agua. Lavaron después el cuerpo de Patroclo, lo ungieron con aceite,  colocaron el cadáver sobre el lecho y lo cubrieron de pies a cabeza con un sudario de lino ligero.

Aquiles, enfurecido por la muerte de su amigo, obtuvo de su madre una nueva armadura forjada en la fragua de Vulcano, y salió al campo de combate, donde mató a Héctor, arrastrando su cuerpo atado a su carro en torno a los muros de Troya, sin permitir que tuviera los ritos funerales. 

Sólo cuando Príamo, el padre de Héctor y rey de Troya, vino en secreto a entrevistarse con Aquiles, éste le devolvió el cuerpo del héroe, en uno de los pasajes más emotivos de la Ilíada. En su ultima batalla Aquiles, combatió junto a Memnón, rey de Etiopía. 

Muerto el rey, Aquiles dirigió a las fuerzas griegas hacia la murallas de Troya.  Paris sale a combatir a Aquiles para vengar la muerte de su hermano Héctor, y dispara una flecha que dirigida por el dios Apolo hiere a Aquiles en el talón izquierdo y le mata. 

Tetis, madre de Aquiles, es una nereida y consigue para su hijo la inmortalidad en el Olimpo. Aquiles ha llegado a ser en todas las lenguas la personalidad del valor

 Autor desconocido 

El diario del joven Werther

El diario del joven Werther

Dicen que debido a esta novela algunos jóvenes aparentemente intelectuales del siglo de Goethe se suicidaron por amor y que provocó las mayores oleadas de muertes entre jóvenes amantes incomprendidos.

La publicación de la obra supuso un auténtico boom, y el libro se convirtió en poco tiempo en un fenómeno de masas, generando situaciones a las que hoy ya estamos muy acostumbrados. Todos hemos podido ver cómo de ciertos fenómenos de tendencias actuales surge todo tipo de artículos; así por ejemplo, estamos acostumbrados a ver todo tipo de artículos del fenómeno que fue por ejemplo, Operación Triunfo: montón de libros de la vida de los triunfitos, camisetas,  muñecos, colonias, y hasta  almohadillas para el ratón, etc.

Lo que no es tan normal es ver cómo una obra literaria provoca este tipo de cosas; sin embargo, el Werther inspiró parodias en otras novelas, poemas y dramas teatrales, además de generar  artículos que hasta entonces no se conocían: en la época llegó a venderse una colonia del libro con su mismo nombre (eau de Werther), muñequitos que caracterizaban a Carlota y Werther, abanicos y guantes con la figura de los personajes, se vendían réplicas de la ropa que llevaba Werther, así como tazas, joyas, etc.

Pero las repercusiones de la obra fueron más allá. En el libro se puede ver como Werther, para poner fin a todos sus sufrimientos, decide suicidarse pegándose un tiro. Y muchos jóvenes de esa época que se sentían apenados por los mismos motivos que Werther decidieron suicidarse de la misma manera que él: se vistieron igual, se sentaron en un escritorio, abrieron un libro y se dispararon, y no era más que un libro … para que luego digan que la literatura no levanta pasiones.

Balanza Exacta

Balanza Exacta

Un mar parecido a una luna doble de almacén se ha interpuesto en el camino. Un puño levanta la hermosa joya: un corazón pequeño lleno de tatuajes y con algunas gotas de sangre todavía en algunos sitios. Entre los tatuajes sobresale el de un hermoso rostro de mujer que no se está quieto un instante; sonríe o llora, se lleva un dedo a los labios para imponer silencio o cierra los ojos para dejar pasar hermosos sueños que se transparentan a través de los párpados. Al otro extremo de la luna, una barca atraviesa lentamente el horizonte a la velocidad reducida de la hormiga proyectada a la distancia. En medio de la embarcación, una guillotina se tiene de pie. Nadie más ocupa el bote que dos carneros que a los extremos balan desesperadamente. Parecen la imagen del amor o de la vida que llega a su término. A instantes, detrás de la guillotina, un resplandor súbito ilumina la escena, el mar infinito. Se ven, entonces, unas pequeñas gotas de sangre en la cuchilla de la guillotina y encima de ella un letrero que dice: dos arañas entrelazadas. Cuando la oscuridad es completa, siempre queda la barca visible, iluminada por la luz rosa de un reflector de teatro. Allí de debajo la barca aparece la hermosa mujer que se ha abierto camino jalando de sus cabellos como de un potro indomable y que tiene casi la mitad de su cuerpo cubierto de escamas tornasoladas y la otra mitad de estrellas de mar y sobre cada uno de los senos un inmenso rubí del tamaño de una cabeza de paloma. Los ojos son los que más llaman la atención; son pequeños espejos circulares. Uno sabe que son espejos, sin embargo, al mirarse en ellos, ve un paisaje distinto según la hora o la persona. Si es una niña de diez años quien se acerca, descubrirá una pradera verde en la cual inmensos surtidores rojos brotan por todas partes, y la niña bajará los ojos como si la hubieran violado. En cambio, el anciano tiene otras probabilidades: un río enroscándose alrededor de un pino gigante y estrangulándolo lenta y gozosamente. Acaso dos personas se asoman al mismo tiempo a los ojos: en uno tiene lugar un asesinato, en otro suben al tálamo nupcial un hombre y una mujer.

Adolfo Westphalen

El sueño de la vida

El sueño de la vida



Lo que hace un tiempo se poseía hoy ya no se posee y lo que hoy se cree que se posee dentro de unos años dejará de poseerse,  se escurre entre los dedos,  todo va, y  viene, de ahi que exista esa lógica de que quien da dos le vienen tres.

  

Un ciego de nacimiento tropezó, por casualidad, con cierto objeto que llegó a ser su única posesión sobre la tierra. No pudo nunca saber qué cosa fuese, pero le bastaba que sus dedos lo tocasen en un punto y, a partir de este principio, recorriesen el maravilloso nacer de las formas unas de otras en sucesivos regalos de increíble gracia. Pero en realidad no le bastaba, porque la parte que sabía no era más que la sed de lo perdido, y comprendiendo que jamás llegaría a poseerlo enteramente, lo regaló a un sordo, amigo suyo de la infancia, que lo visitó por casualidad una tarde.
-¡Qué hermosas muchachas!-, vociferó el sordo.


-¿Qué muchachas?-, gritó el ciego. -¡Ésas!-, aulló el sordo, señalando el objeto. Al fin comprendió que no se entenderían nunca de aquel modo y le puso al ciego el objeto entre las manos. El ciego repasó el peso familiar de las formas. -¡Ah, sí, las muchachas!-, murmuró. Y se las regaló al sordo.


El sordo se las llevó a la casa. Eran tres muchachas, cogidas de las manos. Gráciles e infinitas respondíanse las líneas de los cabellos, los brazos y los mantos. Eran de marfil casi transparente. Vetas de lumbre atravesábanla por dentro. El sordo, cuyos ojos eran de águila, sorprendió en el pedestal un resorte. Al apretarlo comenzaron a danzar las doncellas. Pero luego el sordo comprendió que jamás llegaría a poseerlas enteramente, y regaló las tres danzantes a un amigo que vino a visitarlo.


-¡Qué hermosa música!-, dijo el hombre, señalando a las doncellas. -¿Cómo?-, dijo el sordo. -¡La música de la danza!-, explicó el hombre. -Sí -dijo el sordo-, música entendí, pero no sabía que hubiese.- Y regaló al hombre las tres danzantes.


El hombre se las llevó a la casa. Era la música como el soplar del viento en las cañas: agonizaba y nacía de sí misma, y su figura eran las tres danzantes. Maravillado, el hombre contemplaba la perfecta unidad de la figura, la música y la danza. Pero luego comprendió que jamás llegaría a poseerlas enteramente y las regaló a un sabio que vino a visitarlo.


-¡Las Tres Gracias!-, exclamó el sabio. -¿Sabe usted lo que tiene? ¡Son las Tres Gracias que hizo Balduino para la hija del Duque de Borgoña!- El hombre comprendió que aquéllos eran los nombres del misterioso apartamento que había en los rostros de las danzantes. -Usted piensa en ellas-, confirmó, señalándolas. Y el sabio se llevó las Tres Gracias a su casa.


Allí, encerrado en su gabinete, las hacía danzar y les pensaba en alta voz los nombres verdaderos, las secretas relaciones de sus cuerpos en la danza y de la danza y los sonidos, el mágico nacimiento de sus cuerpos, hijos de la divinidad y el amor del artesano. Pero a poco murió el sabio, llevándose la angustiosa sensación de que jamás, por mucho que viviese, las poseería enteramente.


Su ignorante familia vendió las Tres Gracias a un anticuario, no menos ignorante, que las abandonó en el escaparate de los juguetes. Allí las vio un niño, cierta noche. Con la nariz pegada al vidrio se estuvo largo tiempo, amargo porque jamás las tendría. Así había de ser, porque, a poco de marcharse el niño a su casa, un incendio devoró la tienda, y, en la tienda, las Gracias.


Esa noche el niño las soñó al dormirse. Y fueron suyas, enteras, eternas.

Eliseo Diego

Era un niño que soñaba
un caballo de cartón.
Abrió los ojos el niño
y el caballo no vio.
Con un caballo blanco
el niño volvió a soñar;
y por la crin lo cogía...
¡Ahora no escaparás!
Apenas lo hubo cogido,
el niño se despertó.
Tenía el puño cerrado.
¡El caballo voló!
Se quedó el niño muy serio
pensando que no es verdad
un caballo soñado.
Y ya no volvió a soñar.
Pero el niño se hizo mozo
y el mozo tuvo un amor,
y a su amada le decía:
¿Tú eres de verdad o no?
Cuando el mozo se hizo viejo
pensaba: En esta vida Todo es soñar,
el caballo soñado
y el amor de verdad.
Y cuando vino la muerte,
el viejo a su corazón
preguntaba: ¿Tú eres sueño?
¡Quién sabe si despertó!

Antonio Machado

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA MAGIA DEL BESO

LA MAGIA DEL BESO

La magia del beso

Yo no sé si es por amor que estoy agradecido
de que un beso signifique tanto en nuestras vidas.

Tal vez no es por amor
que cada detalle de ternura tuya me embelesa.

Tu hermosura no ha dicho en plentud
las cosas que hay en el fondo de tu alma.

 O cualquiera sea el espacio de piel.
que mejor conozca lo inefable
y se comunique con este asombro,
delicioso y mudo, y curiosidad por tí
(a quien doy más caricias que palabras).

 Agradezco, empero...
hoy no a los besos...

 Doy gracias
¡porque vives palpablemente, caramba!

Evocas algo más noble que el pan
y más profundo que cualquier tristeza.

 Y, siendo así, se te toca, se te estrecha,
se te siente en la carne, se te besa...
y se es feliz, más de lo que se quiere.

 Yo no sé si es por amor que descubro
la deuda que clama interiormente,
sin saldo de cuentas todavía.

 Tu ser es necesario, inevitable, universal,
biológico y estás unida a mi deseo
no sé con qué tamaño de bondad,
no sé si por amor.

 Has nacido tantas veces, aunque yo
no te haya conocido ni sepa que eres réplica
de mujer en singular, con apellidos,
con habitaciones de mundo y roles públicos;
además Mujer Eterna...

Como la una, invocas a mi piel
sin hacer preguntas.

 Yo no sé si es amor lo que nos lleva,
entonces, a asomarse al corazón ajeno
y llegar e irse, dejando dulces biografías,
pero te agradezco que fluyas
y que magnifiques tus besos inolvidables
y que no te expliques, ni con la gente ni conmigo.

 Odio el amor de rutinas, o predecibles vuelcos,
pero amo tanto al beso que dice: Gracias.

 Por la chispa que das, por breve sea,
ya sea, o no sea, por amor, te he amado.

 Un beso tiene magia cuando entrega vida,
alegría, pasión, celillos, travesura, erotismo,
capricho, inquietud, trémulos pálpitos.

 Yo no sé si es amor, pero no son templanzas
del cerebro, oscuro, estéril, impasible,
no son saltos ni argucias de vacío organizado.

 Gracias por la grandiosidad que se crece
a pesar de mí y a pesar tuyo,
al besar por gusto de hallar raíz y cosmos.

 Gracias por la transparencia eléctrica de Eros,
por contener señales de lo vivo,
por el contacto de labios, primitivo, del beso.

(Publicado en "El Perro Andaluz", España,
y en "Starlite Cafe", 12 de septiembre de 1998)
Autor: Lopez dzur

Amplitud y descubrimiento del primer amor

Amplitud y descubrimiento del primer amor


Se oye y se comenta que el primer amor es el único y verdadero, y que los demás ya nada tienen que ver, y desde luego que no, cada persona es un mundo pero esto no es cierto del todo.

El primer amor además de enamorarse no es si no la novedad el descubrimiento de algo desconocido hasta ese momento, dos cosas que unidas la una a la otra lo realzan y da la sensación de incrementar ese primer amor y lo realza muy por encima de lo que es, pero es tan sólo una sensación que sumada a ese sentimiento lo hace especial y lo engrandece de momento.

Quien se saca el carnet de conducir por primera vez por ejemplo, ese no suele olvidar la fecha, ni tampoco cuándo se compra su primer automóvil, menos aún la marca, sin embargo, por ser su primera vez y su primer auto puede que no le dure ni un año, por su falta de experiencia, y más tarde o más temprano volverá a tener otro, que podría ser incluso la misma marca y mismo modelo, quizá este último, le pueda llegar a durar diez años, y lo acabará dejando, porque ya, no de más de si. La realidad es, que el primero y el último son iguales, lo que no es igual, es la sensación de estreno, la explosión repentina al descubrir de repente aquello que nunca antes se conocía, porque no se tuvo, porque no llego a tenerse antes nunca, y por lo tanto se ignoraba del todo, por ser la primera vez, y por ser eso algo nuevo e inesperado. Esa explosión repentina produce una visión mucho más amplia, sin embargo los siguientes amores ya no tendrán el mismo efecto, porque no serán novedad, y, porque por decirlo de alguna manera, ya está todo inventado.


 Por la espesura de bayas y las islas de juncos, como a través de un mundo que sólo fuera cielo, oh firmamento invertido, la barca de nuestro amor se deslizaba. Radiantes como el día eran tus ojos, radiante la corriente fluía y era radiante el alto cielo. Días de abril, aires del Edén...Cuando murió la gloria en el dorado crepúsculo, brillante ascendió la luna, y llenos de flores al hogar regresamos. Radiantes fueron tus ojos esa noche, habíamos vivido,  habíamos amado. Ahora el hielo aprisiona nuestro río, con su blancura cubre la nieve nuestra isla, y junto a la lumbre invernal Joan y Darby dormitan y sueñan. Sin embargo, en el sueño, fluye el río y la barca del amor aún se desliza...Escucha el sonido del remo al cortar sus aguas. Y en las tardes de invierno cuando la fantasía sueña en el crepitar de la chimenea, en sus oídos de viejos enamorados el río de su amor canta en los juncos.  Ama el pasado, pues en algún día fuimos felices y algún día nos amamos.

Robert Louis Stevenson

METAMORFOSIS

METAMORFOSIS

Creemos que sabemos para donde vamos pero no de dónde venimos. Se piensa o se cree que existe una muerte, pero lo cierto es, que todo cuanto nos rodea no es, sino más que un pensamiento llevado a cabo al que lo vamos dando forma Crear. Todo aquello a lo que se le da forma una vez terminado el tiempo lo devuelve a su ser, por ejemplo un edificio construido no esta hecho sino con tierra y cemento y al cabo de los años el tiempo lo devuelve a su ser, allí dónde procedió. Esto ya significa que la mayoría de lo que se ve no es real,no es lo que estamos viendo, si no que sigue siendo lo que fue y será. Dos enamorados se convierten en un mismo ser, uno le va dando forma al otro, lo va domesticando, como lo confirma el cuento del principito ( Para mi no eres todavía más que en muchachito semejante a 100.000 muchachitos. Y no te necesito, y tu tampoco me necesitas, no soy para ti más que un zorro semejante a 100.000 zorros, pero, si me domesticas, tendremos necesidad el uno del otro,y serás para mí único en el mundo) pero una vez que se le ha domesticado, una vez que se le ha dado forma, el tiempo lo devuelve a su ser y la humanidad no conoce el punto de partida.

El planeta tierra tiene una vida sino no seria posible que se moviera, y todo cuanto hay sobre ella a su vez tambien lo tiene que tener, puesto que si la tierra es eléctrica todo lo demás que hay sobre ella tambien lo será, y esto ya cobra vida, ya hay movimiento, vibración en todas las cosas. La ciencia apunta una y otra vez, en cada nuevo invento que sacan que, las piedras tienen vida, todo aquello que se mueve es porque esta vivo, y si esto no fuera asi no seria posible que al chocar entre ellas saltara la chispa y de la chispa la llama y de la llama la luz. Los cuerpos al "morir" por esta regla seguirían teniendo vida al estar en contacto con la tierra.

La vida sin la muerte no sería posible, puesto que si no, seria un ciclo continuo, una línea recta y no existiría el cambio, no existirían los ciclos, (la noche no sería posible sin el dia, ni el día sin la noche). Si la vida tiene una duración aquello que llaman la muerte tiene que tener otra, nada es repentino más que el rayo que es absoluto e indivisible. Quien no sabe de que punto ha partido tampoco sabrá hacia que punto se dirige, ya que ni sabe dónde está el norte ni sabe dónde esta el sur, no sabe dónde se encuentra, porque no tiene punto de relación y por la "muerte" no ha pasado nadie para poder relacionarla y catalogarla "muerte".

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

LA CONDOTTA

LA CONDOTTA

Hay una búsqueda profunda, pero no creo que se den las condiciones para que surja otra nueva cultura en sustitución de las viejas culturas moribundas. Estoy convencido de que si el catolicismo no se regenera en profundidad, lo más probable es que empiece a extinguirse lentamente. Tenemos la crisis de vocaciones, la indiferencia de cierto mundo juvenil, el alejamiento de sectores importantes del mundo femenino: hechos que no se pueden negar y probablemente significan que ya no se consigue caldear el corazón de las personas. Nadie se pregunta por qué. Por dónde hoy se camina ya se caminó y fueron dias previos al renacimiento.

Desde finales del siglo XV los condottieri fueron personajes para los que la guerra era una empresa esporádica más que una actividad permanente; la clave de este sistema se basaba en la condotta, contrato en el que se especificaban las condiciones de los servicios prestados por el capitan y sus soldados y su retribución por ellos. Este tipo de contrato se utilizó en otros ámbitos, gracias al nacimiento de una fuerte burguesía prospera que buscaba su propio beneficio. Nace ahora la clientela, debido a que la economía se va liberando y van tomando autonomía los pequeños comerciantes y banqueros que, con su mecenazgo, van a impulsar relaciones comerciales a nivel nacional e internacional. Pero este movimiento de capital no estaba controlado por un Estado fuerte que promoviera dichas iniciativas, sino que generalmente funcionaban como empresas privadas, gestionadas a menudo sobre una base familiar, subordinándose a la iniciativa de un linaje o clase social acomodada. Generalmente se trataba de aristrócratas que no eran miembros de la nobleza ni pretendían serlo, y, sin embargo, eran reconocidos como personajes de alto prestigio en la sociedad renacentista. Se mantenían al margen de la corte, valiéndose de la situación de que el príncipe o monarca no conocían los mecanismos financieros, abriéndose para ellos un campo extraordinario de oportunidades como operadores económicos o intermediarios entre ellos financiando algunos de los gastos extraordinarios de la corte. Pero aun sin pertenecer a la clase nobiliaria y eclesiástica, gracias a su capital rivalizaron con ellos.

En esta época el Imperio Bizantino se tambaleaba por los Turcos; la economía Europea estaba en crisis y las revueltas se propagaban. Esta etapa de crisis afectó al pensamiento: el escolasticismo de la Edad Media cae en un escepticismo radical. Los primeros pensadores cristianos concedían una primacía al espiritualismo sobre lo material, existía una visión providencialista, el poder de los Papas sobrepasaba al de los Príncipes y esto dio lugar a inicios del Renacimiento a enfrentamientos entre ambos poderes.

Algo de Realidad

Algo de Realidad

Algo de Realidad

Te acuerdas, Loleh, en Alicia en el país de las maravillas,
Tweedledee cuando explica a la niña
que ella existe sólo porque el rey la sueña.
Si el rey se despierta amenaza Tweedledee ¡bang!
vas a evaporarte como cuando soplamos una vela,
pero es verdad que existo, dijo Alicia llorando
Está también Platón, su historia de la caverna
y Chuang-Tzé que sueña que es una mariposa
y se pregunta a sí mismo cuando despierta si no será
una mariposa que sueña ser Chuang-Tzé
Está además Descartes, y la posibilidad de que todo no sea
más que una jugarreta de un genio malo, y el otro,
el irlandés que querría despertarse por fin
de la pesadilla de la Historia.
Quizás después de todo yo sólo he soñado
que camino junto a ti, si sueño que te amo,
si sueño que soy yo que sueño que tú existes,
¿quién se despertará al final de mi sueño?
Pero el viejo sabio chino sonríe dulcemente
me sosiega, yo podría aceptar la idea
de que nada bueno me hubiese ocurrido nunca de verdad,
pero que Loleh no haya existido encuentro la cosa improbable.
Sí, tú estás aquí y el viejo maestro chino murmura,
si no existe nadie más que yo, no existe nada de mí.

Claude Roy

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres